sábado, 3 de octubre de 2009

Primer contacto con la ciudad de la luz, del amor, de la moda… (17/09/08)

Nuestro vuelo llegó por la mañana, por lo que tuvimos todo el día para aprovecharlo, pero no fue así. Ryanair vuela a Beauvais, a 80km, una hora más o menos de la capital, el autobús está justo saliendo del pequeño aeropuerto a mano derecha y el precio del billete es de 13€ por persona, deja muy bien situado en Paris (Porte Maillot), cerca de una parada de metro, exactamente en la línea 1.Para situaros: al oeste del Arco del Triunfo, en el Palacio de Congresos de Paris.


Para nuestra estancia en Paris nos decantamos por el albergue que estaba en Marie de Clichy, para nosotros era estupendo: supermercado en frente, tenía cocina, ambiente juvenil, buena limpieza, buen trato y desayuno (22€/noche/persona). Tiene la parada de metro a escasos 5 minutos y en 20 te encuentras en el centro de la ciudad.

Nuestra primera visita fue: Arco del Triunfo, decidimos empezar por ahí para ir bajando por los Campos Elíseos, avenida de la moda, elegancia, lujo, terrazas con menús no aptos para mochileros low cost, etc. Antes de llegar a la Plaza de la Concordia giramos a la derecha para cruzar el Puente Alexander III pasando por el Gran Palace y el Petit Palace, ambos de bella arquitectura. De frente nos encotramos con Les Invalides, donde no entramos, aunque dentro se encuentra la tumba de Napoleón. Nos dejamos llevar hacia la Torre Eiffel pasando por la Escuela Militar.

Aquí cometimos nuestro primer error: no subir a la Torre Eiffel (subimos eh, pero no este día, nadie se puede ir de Paris sin subir ¿no?). Quería subir cuando anocheciera, para ver cómo se encendía la ciudad de las luces. Así que nos quedamos un buen rato tirados en el césped de Champ de Mars, observando la Torre y el ambiente turístico mezclado con los parisinos. De allí cogimos el metro para el Sacré-Coeur. La basílica del Sagrado Corazón se encuentra en el barrio de Montmartre y está en una colina a 130m de altura, desde donde hay unas vistas preciosas de toda la ciudad. Seguramente unas vistas acompañadas de un violín o acordeón, un ambiente relajado y acorde al estilo bohemio del barrio. La mejor parada de metro es Anvers (línea 2) y lo ideal es ir bajando hacia el Moulin Rouge, cosa que nosotros no hicimos por falta de tiempo.

Dimos una vuelta por la zona y cogimos el metro para irnos al albergue a cenar y descansar. El siguiente día había que aprovecharlo al máximo.

Cuando llegamos al albergue vimos unos folletos de tours gratuitos en español. Había que estar a las 11h en la fuente de Sant Michel. El Tour duraba 3h y era totalmente gratuito; nos extrañaba mucho lo de gratis, pero nos arriesgamos.

Te ha resultado:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Vuestros comentarios nos ayudan a continuar