sábado, 3 de octubre de 2009

Notre Dame, Barrio Latino, Louvre…(19/09/08)

Este día lo dividimos en dos partes: antes y después de comer. Por la mañana íbamos a visitar Notre Dame y Saint Chapelle pero sin embargo al encontrarnos esta última cerrada nos dirigimos hacia el Barrio Latino, que es lo que teníamos planeado para la tarde.

Por la mañana, directamente, fuimos al hogar de Quasimodo y Esmeralda. Notre Dame tiene un horario de 8:00h a 18:45h y la entrada es gratuita y casi obligatoria. Parada de metro Cité. Hay una larga cola para entrar, pero es rápida y merece la pena. Para subir a las torres sí que hay que pagar: 4.8€ y es otra entrada casi obligatoria, para poder ver las graciosas quimeras, así como otras vistas de la ciudad desde 69 metros de altura.

De ahí nos fuimos al Barrio Latino, cuyo nombre se debe a que antiguamente era un barrio donde se localizaban todas las universidades, entre ella la Sorbona, por lo que los alumnos y profesores que allí vivían se comunicaban hablando en latín. Eso se perdió totalmente con el tiempo, aunque en los últimos años se ha intentado recuperar, pero sin mucho éxito. Hoy en día es un barrio muy bohemio, aunque más de estilo estudiantil que artístico, como es Montmartre.

Desde Notre Dame, cruzando cualquier puente hacia el sur, daréis con el barrio. Lo ideal es empezar desde la Fuente Saint Michel, bajar por el Boulevard de este mismo nombre hasta la Sorbona (con ayuda de un mapa). Muy cerquita de ahí está el Partenón, dónde se encuentran las tumbas de los ilustres franceses. Justo enfrente del Partenón, por la Rue Soufflot están los Jardines Luxemburgo. Vale la pena pasearse por el jardín, descansar un poco mezclándote con los parisinos, ya que no encontramos muchos turistas, y el Palacio.

Cerca del parque hay numerosos establecimientos de comida, para todos los bolsillos y gustos. Nuestros bolsillos se decantaron por un Quick, la cadena belga de comida rápida.
Por la tarde nos fuimos directamente a Saint Chapelle, la entrada es de 4’8€. Después de pasar un riguroso y ralentizado control de seguridad, ya que se encuentra dentro de un Palacio de Justicia, pudimos por fin asombrarnos por tal obra. Una minúscula iglesia gótica con unas espectaculares vidrieras, donde supuestamente llegaron los restos de la Santa Cruz después de las cruzadas.

Lo mejor aún estaba por llegar, ya que dedicamos el resto de la tarde a visitar el Museo del Louvre. La entrada era gratuita, ya que hay un día que a partir de las 18h los jóvenes menores de 25 años entraban gratis. ¿Del Louvre que decir? No se concentren en ver sólo las grandes obras ya que estas las ves obligatoriamente, puesto que la marea de turistas te arrastran al sitio. Intentad perdeos, sobre todo por la zona del Arte Persa y Babilónico, Egipcio, etc. Planificad bien la hora de entrada, ya que no te llega ni una, ni dos y ni tres horas para hacer la visita.

Ya de noche, paseamos por el centro de la ciudad. Visitamos por fuera el museo de arte moderno (el Pompidou) y el Ayuntamiento. No aconsejamos mucho ir de noche por la zona del Pompidou ya que encontramos un ambiente sospechoso y no nos gustó mucho.

Después de tanto andar, directamente nos fuimos a dormir, que al día siguiente nos esperaba más: El Palacio de Versalles.

Te ha resultado:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Vuestros comentarios nos ayudan a continuar