domingo, 31 de julio de 2011

Siena y Pisa entre huelga de trenes

Piazza del Campo
Mientras cenábamos en el albergue de Florencia la noche anterior, un joven ruso nos advirtió que este día habría huelga de trenes. Nuestro plan era ir a Siena por la mañana y por la tarde dirigirnos a Pisa y hacer noche allí antes de volver a Madrid.

Bien temprano fuimos a la estación de tren para comprobar si salía alguno hacía Siena. No tuvimos suerte y tuvimos que ir en autobús. La duración fue de una hora y media y costó 7,10€ sólo ida por persona. Ya en la estación de Florencia nos habíamos informado de que no existía otro medio para ir de Siena a Pisa. Aún así nos arriesgamos y nos fuimos a la ciudad del Palio.

Duomo de Siena
Además de la huelga de trenes tenemos que añadir nuestra mala fortuna, ya que ese día estaba diluviando. Otra ciudad a la que tenemos que volver. Siena es preciosa, su catedral es impresionante y las callejuelas empinadas, que desembocan casi todas en la Piazza del Campo, rodeadas de casas medievales, le dan un aspecto por el que parece no haber pasado el tiempo.

Sin correr mucho riesgo en dos horas nos fuimos para la estación de tren ya que nos habían dicho que probablemente no saliera ninguno. Como detalle, una vez más el sistema de pago de los autobuses italianos hizo que nos ahorráramos el billete del centro a la estación, que está algo alejada.

Llegamos a las taquillas para preguntar a qué hora salía el tren para Pisa. La mujer que nos atendió no sabía nada y mientras nos preparábamos para comprar un billete y esperar a ver si pasaba algún tren, otro turista avisó que en ese momento iba a salir uno hacía Pisa, probablemente el único del día. Bien, en este momento de aceleración y todo el mundo con prisas, a nosotros no nos funciona la tarjeta de crédito, no encontramos dinero, la gente presionando y cuando por fin conseguimos pagar, en pocos segundos ya estábamos dentro del  tren. Pero ojo, el tren no era directo, era vía Empoli. La buena suerte estuvo de nuestro lado porque, ya en Empoli, justo estaba el tren con dirección Pisa dispuesto a salir. La duración fue de dos horas aproximadamente y el precio 7,30€ cada uno.

Una vez en Pisa nos fuimos al albergue para dejar las mochilas e ir a visitar la ciudad. El albergue está algo alejado del Duomo y la Torre, a una media hora, pero está cerquita de la estación de tren y de la avenida del aeropuerto. Para costar 6,95€ estaba muy bien. Nuevo, limpio y con todas las comodidades (cocina, wifi, juegos, sala de estar, lavadora, etc).
Pisa

Cuando la gente dice que en Pisa solamente está la zona del Duomo y la Torre, siempre se piensa que es una exageración. Pero la realidad es que es así y no porque la ciudad no tenga recursos. Atravesando el centro de la ciudad se llega a la muralla y ya se aprecia la inclinada Torre de Pisa. Nosotros no subimos, pero muy a nuestro pesar nos hicimos la típica foto. El conjunto entero de Torre, Duomo, Baptisterio y cementerio es precioso y merece la pena dedicarle sus dos horas para verlo bien. Como información, allí al lado hay un McDonalds.

Aquí terminó nuestros tres intensos días en La Toscana.

Cualquier información/comentario/crítica/duda no dudéis es escribirme.

Te ha resultado:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Vuestros comentarios nos ayudan a continuar